Verónica Guerra: “Me dedico a desarrollar talentos y a mujeres”

Verónica Guerra: “Me dedico a desarrollar talentos y a mujeres”

La directora regional de la corporación de cosméticos y productos de belleza Yanbal, Verónica Guerra visitó la Pontificia Universidad Católica del Ecuador Sede Ibarra.

La tecnóloga en Sistemas Informáticos, de 37 años, labora por casi una década al mando de esta empresa. Este miércoles último usaba un pantalón de tela y una blusa negra. La oriunda de Guaranda es carismática y lo demostró cuando formó parte del cineforo denominado El Rol de la Mujer en la Sociedad, al que fue invitada y que se desarrolló en la Sede Universitaria.

Entrevistador: 


¿Es la primera vez que usted visita la PUCE-SI?

No, antes ya había venido a la capilla (responde mientras se ríe). Sin embargo he participado en pastorales juveniles, por lo que recibí la invitación de esta Universidad.

¿Cuál es el rol protagónico de la mujer en la sociedad?

Ahora las mujeres tenemos un rol más protagónico, por ejemplo en mi casa gano una remuneración económica mayor que la de mi esposo. Nosotras en la actualidad podemos llegar lejos. Inclusive debemos estar listas para prestar ayuda a los jefes del hogar.

¿Cuál es la clave del éxito laboral?

La clave es poner en primer lugar a Dios. Él debe estar presente en nuestro trabajo, en el hogar y en las relaciones interpersonales.

¿Cuál es el mayor logro que ha conseguido profesionalmente?

Fue obtener el premio de un vehículo nuevo por mis ventas. Esto lo conseguí en tan solo un año y medio, un tiempo relativamente corto. Incluso salí en una revista –Entre Nos- con toda mi familia.

¿Con qué tipo de ideología se autodefine?

Soy una persona liberal, me gusta escuchar y aceptar la diversidad de opiniones, pero también soy conservadora, porque hay cosas que debemos guardar. También hay que evitar caer en el libertinaje.

¿Qué consejo daría a las mujeres de esta Universidad?

Hoy vi a muchas mujeres en esta cita. A ellas les aconsejo que trabajen duro. Todo lo que es conocimiento es maravilloso, porque desarrollamos nuestro pensamiento, pero habría también que asociarlo con el corazón.