La Pachamanca se vive en el emprendimiento turístico Pondo Wasi

/, Sin categoría/La Pachamanca se vive en el emprendimiento turístico Pondo Wasi

La Pachamanca se vive en el emprendimiento turístico Pondo Wasi

Pondo Wasi (en español, Casa del Pondo), es una oferta turística que surge como una idea emprendedora de Alexis Criollo, egresado de la carrera de Gestión de Empresas Turísticas y Hoteleras (GESTURH) de la PUCE-SI, y que constituye un referente en el rescate y promoción de los saberes ancestrales y la cultura andina.

Esta casona familiar, ubicada en el sector de la Magdalena, parroquia Angochagua, forma parte de las tierras Kichwa Karanqui y exigió un trabajo de dos años de restauración y gestión, para convertirlo en un espacio de promoción del turismo rural en la zona; que, a su vez, logre mejorar la economía de los comuneros que se hallan en los alrededores del sitio.

La construcción de Pondo Wasi, fue un arduo trabajo por el que Criollo apostó a pesar de no contar con la experiencia requerida.  Por su cuenta investigó cada uno de los detalles técnicos y, junto con el apoyo de su familia y de varios habitantes de la comunidad, consiguió darle vida a su obra.

Asimismo, en la decoración del lugar se encontraron utensilios que adecuan el ambiente y le otorgan identidad a esta área. La casa, la huerta están adornadas con 35 vasijas de diferentes diseños, tamaños y épocas de elaboración para fortalecer el nombre y la imagen del establecimiento.

Los sueños de Alexis no paran y en su mente se dibujan ya las decoraciones con las que adornará las seis cabañas que forman parte del emprendimiento y que buscan resaltar el acervo cultural de la zona.

En este marco turístico y cultural, se elaboró la Pachamanca, una celebración gastronómica de herencia ancestral que nos devuelve a nuestras raíces.  Bordados artesanales, danza indígena e interpretaciones nacionales, fueron varias de las actividades que se efectuaron dentro de esta jornada.

Pachamanca, del kichwa “Pacha” que significa tierra o suelo y “manca” que significa olla, es un plato típico procedente de los Andes de Perú y, a la vez, es una muestra de agradecimiento a la madre tierra por producir el alimento en época de cosecha que data desde el periodo incaico. En la preparación de este platillo los estudiantes de cuarto y octavo nivel de la GESTURH, aplicaron las técnicas tradicionales de cocción que renuevan la conexión del ser humano con la tierra y su provisión.

De este modo, la preparación de la Pachamanca consistió en cavar un hoyo en la tierra y colocarle algunas piedras que se calentaron previamente en leña, para posteriormente poner dentro del hoyo los alimentos como: papas, choclos, piñas, habas, plátanos, carne de res y de pollo, los cuales fueron cubiertos con hojas de choclo para luego cubrirlos con otra capa de piedras, comida y hojas de choclo hasta tener cuatro niveles de cocción que fueron cubiertos finalmente con una estera de totora y una capa de tierra.

Tras dos horas y media de cocción se desenterró y se sirvió a los visitantes en hojas de col, quienes previamente debieron participar en un ritual de agradecimiento, ya que el sitio en el que los alimentos se cocinaron, se considera un lugar sagrado para la cultura indígena. “Es necesario pedir permiso y agradecer a los cuatro elementos que son: tierra, agua, fuego y aire, estos merecen respeto porque permiten la vida de todo ser humano, es eso lo que los hace indispensables para la cultura andina” expresó Segundo de la Torre, comunero que dirigió el ritual.

Por su parte la Mgs. Lorena Arellano, docente de la GESTURH, que estuvo a cargo de la práctica culinaria indicó que es una actividad que desarrollan los 50 estudiantes de las asignaturas de Banquetes y Control de Operación de Alimentos y Bebidas. “Este trabajo es un referente que realiza la academia con tres objetivos básicos, el de enseñar a los alumnos la importancia de decidirse a emprender para el desarrollo, aportar al cumplimiento del componente educativo que tiene el “Geoparque Imbabura” y evidenciar el rescate de los saberes ancestrales del territorio, con miras a ser reconocidos por la UNESCO”.

De igual manera, Daniela Varela, estudiante de cuarto semestre de la GESTURH mencionó: “Como gastrónoma me aportó para recuperar una gastronomía que se ha perdido con el paso de los años y más allá con la nutrición porque los alimentos que se producen aquí son naturales, no tienen químicos, y considero que son un factor importante para la salud”.

Esta es una de las actividades que se han podido desarrollar al contar con un espacio para la recuperación de las tradiciones indígenas como es Pondo Wasi, que también ha abierto las puertas para realizar eventos como La Feria y Pasarela de Ropa Tradicional de Mujeres Indígenas Karanki-Kayambi, entre otros. Es así como universidades e institutos de turismo, hotelería y gastronomía, especialmente de la ciudad de Quito han podido compartir y aprender sobre cocción y prácticas ancestrales.

De esta manera, la PUCE-SI cumple con actividades de vinculación y trabaja en la formación de estudiantes emprendedores que buscan el desarrollo y la integración de la colectividad, comprometiéndose a generar mayor economía y educación a través de proyectos que se enfocan en entregar una oferta llamativa del turismo rural vivencial a la sociedad.

Redacción: Ytzel Miño

By | 2018-07-09T12:33:47+00:00 julio 9th, 2018|PUCE-SI, Sin categoría|Comentarios desactivados en La Pachamanca se vive en el emprendimiento turístico Pondo Wasi
nike huarache pas cher air jordan femme Scarpe Air Jordan air jordan femme jordan scarpe scarpe jordan cheap air max uk